Mi gorro con orejas

23 Nov

Me gustan los gorros desde que tengo memoria. Mi primera boina la compré cuando tenia 20 años y llevarla en mi ciudad era algo extraordinario porque no se veía mas que al sector masculino mayorcete con sus sombreros añejos. 
Con el tiempo y madurez e ido ampliando mi pequeño repertorio “gorril” pasando de boinas discretas y negras a gorros de colores. Mi última adquisición un sombrero de ala ancha aún por estrenar. 

Pero la historia que quiero contar esa la de mi gorro con orejas
Hará unos años que decidí que quería un gorro con orejas. Mi marido me miraba como si estuviera loca. Recorrí todas las tiendas de mi ciudad preguntando a las dependientas si tenían un gorro con orejas y aguantando sus risas o sus malas contestaciones argumentando que ese tipo de gorro era infantil. 

Tanta brasa di con el gorro que finalmente mis padres en un viaje a los Madriles en unos grandes almacenes encontraron un precioso gorro oso con orejas. 

No os podéis imaginar la felicidad que me dió tenerlo por fin. Mi chico se rindió ante mi ilusión y finalmente aceptó que su mujer es así y que esas pequeñas cosas me hacen feliz. 

No es un gorro que lleve a diario porque os aseguro que soy blanco de miradas.
Este sábado decidí recuperarlo en el primer día de frío polar de mi ciudad. Nada más ponérmelo mi hijo pequeño sonrió y dijo; mamá estás guapísima!! Llevas un osito en la cabeza!! Cómo me gana en pocas palabras. 

Aunque no recordaba en efecto que causa el gorro. 

Cuando íbamos por la calle nos cruzamos con una mamá que llevaba una niña con un gorro orejil, ella sonrió, miro a su madre y le gritó: mamá esa sra (si, dijo sra) lleva un gorro como el mío!! Tú también puedes ponerte uno. Mejor no explico la cara de la madre pero digamos que no fue amigable. 

Por la tarde paseando un grupo de jovencitas se chocaban entre ellas para señalarme y una le dijo a la otra, ves? Ves? Pensé que esa chica con los años llevaría gorros con orejas, cuando ya no le importara lo que dicen los demás. 
También se me acercó una chica para preguntarme de donde era el gorro y susurros de mujeres mayores diciendo que ya no tengo edad para eso. 

Vamos que tuve un día entretenido. 

Ser diferente no resulta fácil,pero sigue sorprendiéndome que un gorro pueda provocar tantas cosas en las personas aunque yo seguiré poniéndomelo porque me hace feliz hacerlo. 

Y vosotras tenéis un gorro con orejas? 
Besos Molones. 

Anuncios

6 comentarios to “Mi gorro con orejas”

  1. Marta 23 noviembre, 2015 a 11:42 #

    Y la foto?? No me imagino el gorro!

    • ruthenmeyer 23 noviembre, 2015 a 11:44 #

      Cuando llegue a casa le hago una foto que aqui no lo tengo!!😂😂😂😂😂

  2. Attempra 23 noviembre, 2015 a 11:55 #

    jajajja yo pensaba en lo mismo que Marta, y la foto del gorro?? jajaja a mi seguro que me encanta soy muy de gorro también.

  3. Mamá en Bulgaria 23 noviembre, 2015 a 14:23 #

    Fo-to!! Yo llevo tiempo buscando para mi hija uno muy chulo que le vi una vez a una niña, que parece una cabeza de husky con orejitas y todo.

  4. Cuestión de madres 24 noviembre, 2015 a 7:04 #

    Adoro los gorros y me he comprado algunos pero luego no me los pongo.. me molestan y los de orejas ya me fascinan… yo sería de las que se te quedaría mirando llena de envidia porque me lo pondría también… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: