Insincera

10 Feb

La sinceridad, esa palabra tan bonita y tan mal utilizada casi siempre.

– Yo es que soy super sincera sabes, te digo lo que pienso sin acritud pero te lo digo porque no me lo puedo quedar. Además te hago un favor no te creas.

Gracias bonita. No necesito tu sinceridad para nada, métetela por donde te quepa.

Os suena?

Claro que si, tu me dices lo que piensas, me tiras tu mierda y yo me quedo hecha una piltrafa. Pero oye que estupendo que tu estés divina y perfecta con tu sinceridad.

Hace algún tiempo era de las que entonaba esta canción. Y recuerdo hace ya muchos años mi padre, que parece es más sabio de lo que yo creía, me dijo que no necesitaba que fuera tan sincera.

Si, reconozco que he utilizado la palabra para escudarme y al final hacer daño al otro con mi sinceridad. Y para que? Para nada.

De un tiempo a esta parte dudo que sea tan necesaria la sinceridad como nos han hecho creer.
Porque realmente cuando eres tan sincero con el otro cual es TU finalidad? Ayudarle? No lo tengo claro.

Muchas de las veces que somos sinceros en realidad no se nos ha pedido la opinión para nada.

En la maternidad existen miles de “sinceras” que van recomendándote, explicándote e incluso enseñándote lo que tienes o no tienes que hacer. Y para qué? A ti que más te da si yo duermo con mi hijo en la cama o está en otra habitación? Que más te da si lo atiborro a papillas o le doy el pecho? Que más te da si le compro un móvil con 13 años o me espero a los 20?

NO ES TU PROBLEMA.

Después están todas las rescatadoras que creen que con sus palabras te ilustran porque tu, pequeño saltamontes ignorante, no tienes ni idea de la vida. Y aportan estudios de la Universidad de Burundi para reafirmar su opinión.

Válgame Dios!

Alguna vez cuando alguien os ha explicado algo que le sucede le habéis preguntado si quiere realmente saber vuestra opinión? Yo lo hago y os aseguro que las respuestas son sorprendentes.

Lo cierto es que cuando somos sinceros con el otro sin que este nos lo haya pedido no le estamos ayudando nada, estamos sacando nuestras emociones para sentirnos mejor.

Dejemos a las personas que busquen sus propios caminos, correctos o no son por donde SU vida les lleva.
Porque no os ha pasado que mirando hacia atrás aquello que en su día pareció una mala decisión o un error fue lo que tenía que ser?

A partir de ahora, si queréis, cuando vayáis a ser sinceras pensad si de verdad lo hacéis por el otro o por vosotras mismas. Igual os sorprende vuestra propia respuesta.

Besos Molones.

Anuncios

7 comentarios to “Insincera”

  1. Marta 10 febrero, 2015 a 10:01 #

    Muy buen post. Yo soy de las que no me callo debajo del agua, pero he aprendido a que hay cosas que se pueden decir y otras que no. Y no por ello me considero falsa, sólo… Me callo lo que no creo que se quiera oír.

    • ruthenmeyer 10 febrero, 2015 a 10:04 #

      Pienso darse cuenta que no siempre es necesario soltarlo todo es un proceso de maduración emocional y en el fondo de bienestar. Porque si vas por la vida generando mal rollo al final eso te repercute a ti.
      Mil gracias por comentar Marta!!

  2. attempra 10 febrero, 2015 a 10:37 #

    Yo la verdad es que depende de quien sea, a mis amigas, amigas si les soy sinceras siempre, pero ellas me conocen y saben que se lo voy a decir les guste o no. Pero cuando es una amiga nueva, o conocida la cosa cambia y depende de la situación así hago.

  3. Segundos Pasos 10 febrero, 2015 a 12:49 #

    yo antes me callaba a todo, ahora digo las cosas intentando ser educada y siempre manteniendo una cordialidad pero tengo que reconocer, que a veces saco la fiera que llevo dentro… problema: que lo hago con quién menos se lo merece!!!!!

  4. @Alesandrilla 10 febrero, 2015 a 13:40 #

    Pues yo me he topado con muchas “sinceras” de esas y, sinceramente, me parecen unas maleducadas e irrespetuosas porque imponen su “verdad” y su “sinceridad” por encima de todo. Egoístas. Yo soy sincera, o intento serlo, pero cuando creo que debo, se me cae la cara de vergüenza de pensar que mi sinceridad pueda ofender. Aunque una aprende de los palos, de los recibidos y los dados, porque a veces hablamos sin querer y sin saber que estamos ofendiendo, y en eso entono el mea culpa la primera.

  5. Lois Nenufar 11 febrero, 2015 a 12:57 #

    Cuanta razón!!! porque se puede ser muy sincera y una falsa del copón a la vez….tanto da. De todas maneras, a mi me puede afectar algo depende de quien venga.
    Me encantan tus post ^_^
    Besazos!!!!!!!!!!!

  6. silvia 12 febrero, 2015 a 9:56 #

    Me ha encantado este post.
    Y estoy totalmente de acuerdo, en que es la excusa perfecta para expresaR .
    me ha hecho reflexionar…

    Gracias Ruthenmeyer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: