Cosas de madre que no se hacer

17 Sep

Soy bimadre.
Dos terremotos ocupan mi vida casi por completo. Pero os aseguro que todo y ser ya una madre que lleva casi seis años en esto de la maternidad me sigue pareciendo que voy con la L pegada a mi culo.
Cada día que pasa aparece algo nuevo que hace que se balancee esa falsa seguridad que vas cogiendo a medida que pasa el tiempo. Una pregunta indiscreta, una acción que te descoloca y tu de nuevo te pegas la L. Al menos ahora ya lo llevas con dignidad.

Hay tantas “cosas de madre” que no se hacer que el llamarme “mami” en diminutivo casi mas que ser algo cariñoso es una triste realidad.

  • No se preparar pasteles, ni hornear galletas, ni nada que tenga q ver con la repostería en general.
    Alguien comentó que este año para los cumples en el colegio en vez de llevar el bizcocho comprado podrían elaborarlo artesanalmente las mamás.
    Yo puse mi Warning y las avisé que si había intoxicación alimentaria no me hacia responsable. Por supuesto quedó descartado.
  • No me gusta ser “chucha diversión”. No me importa sentarme en el suelo y jugar un rato. Pero yo no entrengo a mis hijos todo el día, buscando mil juegos, aventuras y opciones. Aburrirse hace que tengas q utilizar tu creatividad e imaginación.
    Mis hijos son muy creativos y como yo les digo a veces; si te aburres mira la pared un rato veras q guay.
  • No se coser.
    Y no digo que no se hacer un disfraz de abeja maya, es que no se coser ni un puto botón. Lo hago, pero le auguro a ese botón una vida de una semana como mucho. El año pasado la bata del colegio de mi hijo acabó en junio con dos botones, el de arriba q no se ata y el de abajo q tampoco se ata nunca. Iba de Superman exhibicionista.
  • No me gusta cocinar, lo hago por supervivencia pura. Si mis hijos no están me alimento de bocatas o de ensaladas y sin problema.
  • No me gusta ir al parque.
    No me divierte y además me agobia. Ahora que parecía que ya la cosa iba mejor y que con 5 años esta mas controlado viene el enano de dos años con su temeridad y su no percepción del peligro. Y entro en pánico cada vez.
    No es porque si hay un charco en todo el parque seguro que se caerá en él, sino porque no tiene una idea buena en su cabecita.
  • No se dibujar.
    Y hasta ahora que solo dibujábamos corazones o pintábamos rayas no hay problema pero cuando dibujas un caballo y tu hijo no sabe si es un perro, un burro o un tigre el nivel de humillación es demasiado.

En cambio soy una buena contadora de cuentos, sanadora de pupas, arregladora de juguetes, buscadora de objetos perdidos y escuchadora de todas las dudas existenciales de un niño de 5 años.

Así que creo que queda compensado no?

Por cierto la última vez que intenté hacer croquetas mi hijo me miró y me pidió un bocata.

Besos Molones.

Anuncios

14 comentarios to “Cosas de madre que no se hacer”

  1. entremishoras 17 septiembre, 2014 a 9:50 #

    Jajajaja buenísimo lo de las croquetas! En algunos puntos me pasa igual que a ti, aunque la cocina sí que me gusta! Pienso que todas estas cosas van añadidas, lo importante de llamarnos madres es que queramos a nuestros hijos y les demos nuestro cariño y ciudados, lo demás pues unas cosas se nos dan mejor y otras peor!

  2. pequeboom 17 septiembre, 2014 a 10:00 #

    Me sumo a no sé coser ni un puto botón, no sé si has dicho puto, pero yo lo he leído así, tampoco hago croquetas y si cocino “bien” es porque tengo Thermomix, sólo dibujo casas, árboles y soles y mis pájaros son uves!!

  3. madreyo 17 septiembre, 2014 a 10:00 #

    Jajaja, yo tampoco sé coser ni dibujar… Pero lo de la repostería solo es cuestión de ponerse! Mi madre no es una gran cocinera y sin embargo de pequeña hacíamos juntas un bizcocho de yogur superfacil y a mi me encantaba ese momento! Besos!

  4. No sin mis patucos 17 septiembre, 2014 a 10:22 #

    No se puede hacer todo bien. A mi lo único que me consuela es que los niños siempre piensan que su madre es la mejor, sea como sea, con sus habilidades y con sus defectos. Si les das todo el cariño del mundo siempre seras la mejor.

  5. Marta 17 septiembre, 2014 a 13:45 #

    Jajajaj, tu parte final es muy buena. Yo también cocino por superviviencia, sólo hago la comida de las niñas, y aprovecho para hacer la de todos, pero si comen en el colegio -el mes que viene ya!!!!- sé de una que no va a dejar la comida preparada para comer cuando llegue del trabajo. Qué ricas estás las tabletas de chocolate a las cuatro de la tarde.

  6. mamaenbulgaria 17 septiembre, 2014 a 13:59 #

    ¡Tu me espías! Me has descrito hasta la última coma jaja!
    Lo de las croquetas en concreto me tiene amargada porque me gustan muchísmo pero me salen incomibles..

  7. tetaupa 17 septiembre, 2014 a 14:25 #

    Por supuesto que lo compensas, porque para tus hijos seras la mejor madre!!!!!
    Disfruta que crecen muy rápido!

  8. laura 17 septiembre, 2014 a 15:05 #

    Me siento completamente identificada! En mi casa desde que mi marido se vino a vivir conmigo le tengo dicho que yo plancho (todas las semanas) pero él cose (y no he aprendido). Y en cuanto a las comidas, lo siento pero la olla todavía no la sé usar (vale, mi hijo todavía no tiene tres años y sólo quiere purés de momento), y es mi marido el encargado de hacer comidas “de fundamento”, aunque el día a día, las pastas y los arroces son cosa mía. Repostería… lo justito, de echar todo a un bol, batidora y al horno con la receta delante, por supuesto, jejeje. El parque… si no queda más remedio, pero mejor si no hay niños, porque me pasa como en casa, prefiero que se busque él solito la diversión (ahora que por fin empiezo a respirar de ama, ama, ama…). Y ya por terminar, lo de dibujar… odiaba la asignatura, no digo más. Eso sí, lee conmigo los cuentos, tocamos juntos el piano, pintamos, hacemos otras manualidades, también soy sanadora de pupas y arregladora de juguetes (el padre tiene menos paciencia que yo) y procuro siempre siempre escucharle y que sepa que lo estoy haciendo. Y como bien dicen por ahí, para cada niño su madre es la mejor, sea como sea, con sus habilidades y con sus defectos.

  9. yaiza 17 septiembre, 2014 a 22:02 #

    Acabo de conocerte por Mónica ( la bruja reina) y éste que es el primer
    Post que leo .. Como me he visto reflejada y comprendida! Sobre todo lo de pintar , qué inútil soy…..menos mal que el padre si dibuja bien.
    Besiños y sigo leyendo un rato

  10. Mamitanita 17 septiembre, 2014 a 23:40 #

    Me queda claro q las madres de ahora con sobrevivirnos a nosotras mismas y nuestras circunstancias tenemos más q de sobra! Para q queremos coser!?!?

  11. La mama fa el que pot 18 septiembre, 2014 a 8:35 #

    jajaja me ha encantado lo de “Chucha diversión”
    Está claro que como no somos perfectas no sabemos hacerlo todo, pero lo que importa es que para tus peques seguro que eres “la más mejor”.

  12. planeandoserpadres 18 septiembre, 2014 a 11:49 #

    ¡Bienvenida al club de la inutilidad! Algo bueno tendremos cuando la naturaleza, en su sabiduría infinita, nos permitió engendrar churumbelitos…

  13. Cristina 18 septiembre, 2014 a 15:54 #

    Me temo que más de una es así, o por lo menos yo me incluyo entre las madres que no sabemos hacer taaantas “cosas de madre”!! Pero, como decían por ahí, lo bueno es que así y todo nuestros churumbeles nos ven como las mejores, ángelicos ellos!! jajaja

  14. Cristina Bienvenida 3 octubre, 2014 a 9:32 #

    Jajaja donde quedan aquellas madres que te hacían un vestidito, que te subían los bajos del pantalón, te recibían con un buen asado y postre casero… Jajajaj muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: