Los niños y el sexo

30 May

No soy una mujer pudorosa.
Me gusta y vivo con normalidad el sexo, forma parte de mi vida, es una necesidad como comer, dormir o respirar.
Se que algunas personas no lo entienden, ni lo comparten e incluso hasta he sido criticada por ello pero no me importa. Creo que los equivocados son los que viven el sexo desde la oscuridad, el pudor o el que dirán.

Y como tal intento educar a mis hijos.

Respondo en la medida que puedo las preguntas a mi hijo de cinco años, y de la misma forma que pregunta sobre la muerte, el espacio o el crecimiento de las uñas intento contestar todo lo que el sexo se refiere.
Con esto no quiero decir que le explique lo que es un coito, pero si que no me invento nombres para los genitales, ni cierro las puertas cuando estoy desnuda y no me escondo si tengo la regla.

Si siente curiosidad de las diferencias entre sus genitales y los mios se lo explico lo mejor que se.

Y sus respuestas siempre me sorprenden por su inocencia y naturalidad;
-mamá, mejor tener pito que puedes hacer carreras de pipi. Y además vas mas rápido.
– Porqué os sentáis a hacer pipí mamá?

He recibido alguna mala contestación por darle “demasiada” información al niño, y que eso haya obligado a otras madres a reinventarse la historia, pero eso no es culpa mía.
Cadauno educa como cree que es mejor pero hablar de forma sana del sexo crea futuros adultos sanos sexualmente hablando.

Porque hay maldad en esta imagen?

20140530-114308-42188054.jpg

Besos Molones

Anuncios

8 comentarios to “Los niños y el sexo”

  1. No sin mis patucos 30 mayo, 2014 a 13:02 #

    Totalmente de acuerdo, siempre he pensado que hay que hablar del sexo con toda la naturalidad posible, porque forma parte de nuestra vida. Igual que la desnudez es algo natural, no es que vaya a ir en pelotas por la calle pero en mi casa mis hijos me ven desnuda y no se ruborizan por ello porque están acostumbradísimos,
    Me hace mucha gracia cuando mi hija habla de su vulva y su abuela se ruboriza porque dice que en sus tiempos eso era el “innombrable”.

  2. SADE 30 mayo, 2014 a 15:40 #

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo tambien he hablado con naturalidad de todos esos temas con mis hijos y no me arrepiento, además ahora nuestros hijos tienes información por muchas más vías de las que tuvimos nosotras, y es mucho mejor que lleven la lección aprendida de casa a que vean o le cuenten y ellos no sepan interpretarla.
    A mi por ejemplo me pasó con mi hija, ahora tiene 12 años y ya tiene la regla, pero ella ya hacía mucho tiempo que sabía del tema, tendría ella como 7 años cuando tuve una comida con otras madres de niñas de su clase, y empezaron a contar lo que les decían a sus hijas cuando le hacían la pregunta de “mamá porque tienes sangre”, tenian respuestas de todas clases, pero la que mas me impactó fue la que le dijo a su hija, que la sangre era de una herida y la compresa era la tirita…para mi personalmente esa respuesta es un error, aunque respeto que cada cual gestione los tiempos como mejor le parezca, el caso es que en ese momento mi hija ya sabía perfectamente lo que era la regla y no es para nada una niña traumada, por lo menos ella no puso la cara de horror que puso una servidora el día que le bajó.
    Saludos.

  3. Celia Ramón Wyser 30 mayo, 2014 a 16:02 #

    Me uno a las dos compañeras anteriores. Con naturalidad y sentido común todo es mucho mejor a mi parecer. Desde luego en mi entorno nadie se ruboriza ni me recrimina nada, y cada mellizo recibe la respuesta a su pregunta, real y adaptada a su edad, a pesar de sus 4 años. Sí, mamá sangra cada mes y se pone “pañales” para no ensuciar la ropa. No, no duele. Mamá tiene senos y vulva y pelos. Yo soy mujer, ellos niños. Y así… Sólo faltaría que tuviera que esconderme en mi propia casa. Otra cosa es cuando en medio de la calle uno de los mellizos sale corriendo emocionado y gritando “mamaaaaa, cómeme la pichilla o el culete”… Oooooo… “Mamá, me he ‘coñado'”… 😳 Del francés “se cogner”, chocarse, pero castellanizado. Pero eso ya no es sexo, es trilingüismo 😀

  4. Glops 30 mayo, 2014 a 19:57 #

    En esta casa tampoco nos escondemos, ni contamos historias fantasticas para explicar cosas tan naturales como que los hombres y las mujeres somos distintos.
    Ahora una de mis hijas está en fase de tocarse costantemente…. y no me extraña…es una sensación placentera para ella. La tarea que nos toca es explicarle que eso no puede hacerlo en todos sitios, son normas de educación y además hay gente muy deprabada por ahí… pero lo que jamás se me ocurrirá es decirle que no lo haga porque está mal o que eso no se hace…. Quiero que mis hijas tengan una sexualidad de lo mas sana que puedan, y eso incluye que desde pequeñas lo vean como algo normal.

  5. planeandoserpadres 30 mayo, 2014 a 19:57 #

    Esta conversación la tuve yo hace unos días con el papá de la bichilla, a quien le da vergüenza que la niña (6 meses) le vea meterse desnudo en la bañera. ¡Que cree que se va a traumatizar por las evidentes diferencias genitales! No sabía si pensar que es que yo soy muy liberal o él una mijita retraído para este asunto pero ya veo que hay variedad de opiniones en cada casa. Lo peor es que aquí estamos divididos bajo el mismo techo.

  6. maría 30 mayo, 2014 a 20:17 #

    yo más o menos hago como tú. no doy lo que no piden, pero no oculto lo que piden. no es malo, le cuento como mejor sé. rocío ahora está obsesionada con los partos. entre lo que le gustan los bebés y doctora que dice que quiere ser… se pone a buscar vídeos de bebés y acaba en partos. ais, señor! pues que lo mire! si es algo natural! menos me gusta que vea vídeos de zombis, qué quieres que te diga!

    • maría 30 mayo, 2014 a 20:19 #

      ahora, que la información tiene su aquel… jajajajajaja.. que aún recuerdo haber llamado a mi vecina, coger el teléfono su hijo, de 4 años y decirme todo preocupado que mamá tenía una pupa con mucha sangre… ya te imaginas qué pupa es? jajajajajajajaja

  7. Marta 2 junio, 2014 a 9:40 #

    Hola,
    Yo creo que cada niño es un mundo, hay algunos que preguntan antes, y otros después, unos que tienen curiosidad y preguntan, y reciben una respuesta adecuada a su edad, y otros que no tienen curiosidad, o que preguntan y reciben un “oh la la” cómo se te ocurre preguntar esto…
    No es malo informar, adecuar la información a la madurez del niño, y no veo maldad en ese tipo de preguntas, forma parte del crecimiento interior de cada niño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: