Cuando eres una roca…

23 Abr

Que los demás crean que eres una roca fuerte y dura no es tan bueno como a priori podría parecer.

Si eres una roca, puedes aceptar, asumir, tragarte todos los golpes que te lleguen sin ni siquiera inmutarte. Palabras, gestos, desprecios que no te afectan porque tu eres una roca, y las rocas no tienen sentimientos.

Si eres una roca soportas la carga de todos aquellos que afirman ser débiles y no poder con las situaciones que les depara la vida. Ellos, se escudan detrás de lágrimas, detrás de esta situación me desborda yo no puedo hazlo tu. Y asi una vez más asumes el control de la situación porque alguien debe tirar del carro.

Si eres una roca no te desmoronas. No lo haces porque sabes que los que te rodean no lo podrían asumir. Sabes que ellos quedarían totalmente paralizados y sería el fin.

Si eres una roca o si los demás creen que eres una roca estas perdida.

No se porque cuando las personas se muestran fuertes los demás se creen con el derecho a poder soltar todo lo que le venga en gana sin filtro, supongo que esperando que podrás aguantar lo que te echen pensando que sus palabras no hacen daño.

No soy una roca. Las cosas también me afectan aunque las lágrimas me las pase yo sola. No me gusta la pena, ni dar lástima soy orgullosa para eso, pero eso no quiere decir que no sienta. Y aunque alguien recientemente me dijo que era muy dura, puedo asegurar que siempre intento no hacer daño al que tengo delante con mis palabras a los que quiero y a los que no.

No soy una roca, aunque tu me veas asi.

Besos Molones.

Anuncios

8 comentarios to “Cuando eres una roca…”

  1. El Baúl de la Mary 23 abril, 2014 a 10:30 #

    todas las rocas tienen un punto débil nena!! yo me alegro que no seas una roca, sino una gran persona recubierta de una coraza dura!! Un besote

  2. Alejandra BrazosyAbrazos 23 abril, 2014 a 10:47 #

    Sí, parece que aquellas personas que damos apariencia de fuertes nada nos preocupa, nada nos inmuta, somos felices de la vida, no tenemos problemas y no sufrimos. Pero llevar la procesión por dentro, tragarte las lágrimas y asumir cada día la vida con optimismo pese a que te esté cayendo la losa más pesada del mundo, no es nada fácil. Lo fácil es quejarse, llorar y dejar que otros se hagan cargo de tus problemas. Te entiendo perfectamente.

  3. Pasuco a Pasuco 23 abril, 2014 a 13:26 #

    Cuando los demás nos toman por rocas se vuelven egoístas, pensando que pueden decirnos todo, desahogarse o despacharse a gusto, pero no se dan cuenta que las rocas también se desgastan y se rompen. En alguna ocasión me he armado de valor y he cambiado las tornas, tratando a alguien como si fuera una roca explicándole que así es como me tratan a mí. Y ha funcionado.

  4. paula sd 23 abril, 2014 a 15:34 #

    yo creo que somos rocas cuando debemos serlo, y no sólo cuando no podemos más, si no en momentos inesperados para el resto, o en aquellos en los que no es necesario ser tan fuerte. entonces, de pronto, la carga se hace demasiado pesada y se nos cae encima.
    lo bueno, nunca aplasta, sólo pesa mucho….
    te lo dice la que se cree responsable de todos los problemas de todo el mundo….

    besos

  5. Mamá Osa 23 abril, 2014 a 15:48 #

    A fuerza de golpes las rocas también se rompen. Y no hay manera de reconstruirlas.
    Busca quien te pula, te cincele, te de forma y encuentre ese diamante que quieres esconder.
    Huye de los picos que solo buscan crear grietas y grava.
    Besos fuertes como una roca!

  6. Conxi Caballero 23 abril, 2014 a 22:11 #

    Ui yo es que esto de “yo no puedo porque soy muy sensible” me lo se de memoria y no me cuela, que cada mochuelo apechugue con su olivo o algo así decía el refrán que estoy muy desmomoriada… Besotes guapa.

  7. Claudia de Tremenda Aventura Ser Madre 24 abril, 2014 a 13:24 #

    Jo, ser una roca no mola nada. Para todos es necesario un apoyo, un desahogo..

  8. Marta 28 abril, 2014 a 21:33 #

    Durante muchos años pensé que era capaz de camuflar mis sentimientos. Era capaz de decir que todo iba bien, cuando era mentira; que estaba feliz cuando estudiaba una cosa, cuando realmente quería hacer otra cosa… Es más complicado disimular las cosas malas que las buenas. Ahora sé que no es bueno, que tampoco soy capaz de disimular o esconder unos sentimientos como antes. Pero tampoco quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: